20110403

Chapter 1: Welcome to the UK

Bueno, después de contar la misma historia 68 veces, he decidido que escribirla es mucho más óptimo, así que aquí voy.

El día 27 nos dirigimos a Barajas, a la T1, donde cogimos un Aing-665 (por el culo te la hinco). Se denomina así porque es lo que estuve yo diciendo los primeros 20 minutos desde que encendieron motores hasta que el avión dejó de subir con cambios "bruscos". De vez en cuando mis huevos enviaban una postal desde la garganta dandome recuerdos, pero hasta el aterrizaje no llamaron por Skype a mi cerebro de nuevo. El 665 es porque rimaba con culo. Puedo asegurar que el avión volaba, tenía flaps y azafatas. También tenía asientos, un piloto como poco y un baño, pero de los dos ultimos no estoy seguro (una voz y un cartel no son garantía de nada).

El caso es que por H o por B llegamos a Liverpool, al Aeropuerto de Elton Jhon. Por lo visto se compró uno. O eso, o los ingleses bautizan aeropuertos como sus chachi-cantantes y nosotros a las costumbres españolas como el mus. Mientras aterrizabamos vimos una central nuclear con 6 reactores. Alguien dijo ¡Fukushima! y yo pensé "no jodas macho, ¡al final he cogido otro vuelo!". Pero no, no era Fukushima. Esta era de las que tienen una chimenea y el nucleo no se está fundiendo.

Lo primero que vimos en el aeropuerto fueron las maletas, y enteras, que es más de lo que pueden decir muchos después de ir en avión. Después vimos un adaptador de enchufes en el aeropuerto. Al módico precio de 8€urazos. Y muchos dirán: claro, ¿por qué no te llevaste uno? Porque en Tolamierda querían pedirme 4€ por uno de papel albal. Así que me lo compro aquí, pero no en el Airport (aunque sea por Amazon.co.uk, que me cobran a pound el adaptator).