20101118

¿Demoqué?

A pesar de no tener tiempo ni para dormir casi, me veo obligado a poner una entrada o reviento. Y es que el debate sobre la Neutralidad en la Red, tema del que ya hablé hace un tiempo, está calentito últimamente: entre la "Ley de Economía Sostenible", nuestra querida Ministra Sinde-scargas, y los debates parlamentarios, que no son más que una función de teatro para hacernos creer que esto sigue siendo una democracia: Señores políticos, lo siento, pero ya no nos lo creemos.

Los debates que hacen ustedes ya están pactados de antemano y todos, incluso los que no estamos metidos en el ajo, vemos el resultado mucho antes de que empiece la "reunión".

Porque, entre que "el dinero público no es de nadie" y lo que estamos viendo a día de hoy en el parlamento, ya tenemos confirmado y con hechos demostrables que esto hace tiempo que dejó de ser una democracia. Y dado que voy a hablar de temas delicados y la Sr.Ministra va a tener derecho a censurar y cerrar webs sin pasar por un Juez, me veo obligado a poner una serie de comillas y suposiciones con las que no estoy de acuerdo y, espero, el astuto lector sea capaz de diferenciar entre la prudencia y la realidad (como los "presuntos" asesinos que vemos en las noticias).

Y es que, analizando el panorama actual, tenemos a una Ministra de Cultura, ex-presidenta de la Academia de Cine, hija del fundador y primer presidente de la Academia (¡que raro!), salida de los lobbies más feroces de la industria "cultural", expedientada, si no me equivoco, varias veces ya por su "dudosa" manera de gestionar las "ayudas" y subvenciones del estado... ayudas que van a películas y música de cuestionable calidad, lejos de ir a grupos y cineastas que se están dejando la piel en sacar cosas realmente buenas, pero que a falta de ayudas se quedan en intentos.

Tenemos a una Ministra de Sanidad que lleva Power Balance, cuyos méritos conocidos para acceder al cargo son, entre otros, ser "hija de...", sin experiencia laboral (aparte de su sufrida labor en el PSOE), sin máster, ni cursos y con una carrera en sociología sacada con gran "esfuerzo" y "dedicación", cosa que ninguno ponemos en duda...¿verdad? También tiene varios sueldos salidos de los bolsillos de los contribuyentes más que "dignos", y esto lo digo en base a cuando era Secretaria de Estado, que ahora siendo Ministra no quiero ni pensarlo. Huelga destacar la moraleja de esta historia: Niños, no estudiéis una carrera, que para cobrar sueldazos en política y ser Ministro no es necesario.

Tuvimos un "Ministerio de Igualdad" que, perdonen si no están de acuerdo, pero los primeros machistas son aquellos que hacen un Ministerio para REMARCAR las diferencias entre sus miembros/as/es/LOLs. Porque a día de hoy, desgraciadamente, tanto con la inmigración como con las diferencias de género existe lo que, según una amiga que estudia derecho y está más versada en estos campos que yo, se conoce como discriminación positiva. Y a pesar de todo, se creó un ministerio que se comió unos presupuestos que no son aceptables, y menos en crisis, para semejante chorrada. Porque si a las mujeres son nodrizas, y los hombres hacen porno-gay, no podemos pedir que haya un 50% de representación del otro género en esa profesión PORQUE NO SE PUEDE. 
Pero claro, este debate es más importante que los ¿5? millones de parados que tenemos ya, o el precio de la vivienda, o los pésimos servicios de las TIC y sus demenciales precios en España.

Del Ministerio de Industria ya hablé en la otra entrada, apoyando los "razonables" argumentos del señor Alierta.

Ahora en el Senado debaten, a raíz de la polémica desatada por la Ley de Economía Sostenible y su confrontación directa con la Neutralidad de la Red, la creación de una "protección" para dicha neutralidad (para los que el término Neutralidad de la Red les suene a lengua negra, aquí lo explico en cristiano). Esto, por supuesto, no interesa a las ISPs, ni al gobierno mismo, ya que, sin esta modificación y con la "Ley Sinde":
  • Si una ISP puede controlar tu tráfico de datos, puede, por ejemplo, priorizar el tráfico hacia Bing y capar el tráfico hacia Google, lo que le permitiría hacer un interesante acuerdo comercial con Bing... y en caso de ser competencia desleal, no os preocupéis que en breve tendríamos una ley que lo hiciese posible. Esto, por supuesto, iría en contra de los intereses de los usuarios. Quien dice Google, dice capar el acceso a Megavideo, Emule, Ares...
  • Si al gobierno del momento no le interesa que, por ejemplo, este blog publique cierta información o no le gusten mis opiniones, no tendrá  mas que tirar del tribunal de cultura para cerrar "provisionalmente" mi web, por posibles descargas ilegales o lo que se les ocurra. Y si quiero recuperarlo, ya tendré yo que tirar de abogados para recuperar mi blog. Es decir, una perfecta herramienta de censura.
Durante estos últimos días se ha llevado a cabo una campaña en Internet consistente en emails enviados a los senadores, un bombardeo de tweets haciendo referencia al tema y pidiendo a los senadores que sean sensatos, que defiendan la neutralidad... aunque todos sabíamos que los intereses de Telefónica, por decir una compañía, iban a imponerse mucho antes de que saliesen los resultados.



Lo curioso de todo esto no es que haya salido rechazada la moción. Es el absoluto desprecio de los políticos por lo que opine "el pueblo", que han llegado a denominar "spam" a los emails de los ciudadanos recibidos.Y mientras los señores y señoras senadores/as tumban la moción con argumentos tan sólidos como que un crío jugando al pc impide que un médico extienda recetas porque "se come" internet, demostrando realmente la ignorancia que reina en la clase gobernante, la Ministra de Cultura suelta perlas como que El que no es un experto en el tema no puede opinar. Señora Ministra, aplicando su propia medicina, no vuelva a opinar sobre Internet, las descargas o la industria musical. Y de legislar mejor ni hablar.

En resumen, mis queridos lectores: Vivimos en un país dónde, nos da igual izquierda que derecha que arriba que abajo, estamos gobernados por una pandilla de incompetentes chorizos a los que les da igual que se sepa que lo son, que seguirán actuando como tales.
Aún así, posiblemente también tenemos lo que nos buscamos, ya que este país tiene una "princesa del pueblo", que arrasa en audiencias y en popularidad, llamada Belén Esteban, que si es un ejemplo a seguir y una persona admirada, ya vemos los criterios tiene la gente a la hora de juzgar y elegir... que Dio$ nos pille confesados.